martes, 26 de julio de 2011

Pisando charcos

Al mal tiempo...buen tino
Gene Kelly-1952
Hemos vivido una primavera intensa y revolucionaria con vaivenes bursátiles, corrupciones varias, riesgos de quiebra y proceso electoral incluidos. Ya inmersos en el verano, debemos reconocer que las cosas no han cambiado mucho, sin embargo se aproximan un otoño e invierno que serán previsiblemente calientes, por supuesto no hablo de meteorología, me refiero a los retos que tenemos por delante.
Sí, somos nosotros los que nos enfrentamos a desafíos de gran calado que marcarán nuestro futuro, no ellos. Digo nos porque, si bien hoy intento lanzar un mensaje a los indignados del 15M e indecisos de diversa condición, al haber estado muchos involucrados en mayor o menor medida en estas manifestaciones ciudadanas y hastío generalizado, considero que debo hablar en primera del plural.
En su día, ya nos metimos en el charco, recuperamos la ilusión de un niño y creímos que eramos capaces de todo porque los charcos siempre nos hacen sentir libres pudiendo llegar a ser extremadamente divertidos. Ahora debemos preguntarnos a quién han salpicado nuestros pisotones, de qué manera deseamos mojarnos en el futuro próximo y lo que es más importante, para qué.
Nuestras salpicaduras fueron todas a parar al margen izquierdo del río, eso, creo que no es discutible, basta con analizar los resultados para deducir su influencia. La parte positiva es que los únicos que parecen estar reaccionando al remojón son los que se sitúan en ese mismo margen y por lo tanto no creo que sea justo meter a todos en el mismo saco.
¿Entonces qué?
Pienso que somos responsables de nuestro futuro y de lo que suceda esta década, por no alejarme más en el tiempo, podemos por ejemplo, decidir entregarle el poder absoluto a quién ya lo tiene sobre los municipios, provincias y comunidades. Esta, sería sin duda una decisión muy respetable siempre y cuando no queramos quitarnos un peso de encima y nos engañemos pensando que los votos en blanco, nulos o abstenciones no provocan ese resultado porque sí lo hacen. Si esto ocurre, no pasa nada, salvo que aun desde la mente más utópica nadie debería soñar con que le escuchen, reformen la democracia, pongan freno a los furores especulativos de los mercados, blinden el acceso universal a la sanidad y educación o consigan la fórmula milagrosa del pleno empleo y vivienda para todos.
No estoy en campaña, no, si es la sensación que estoy dando allá quién saque esa lectura. Sé que el anterior presidente fue negligente al prometer o insinuar lo último que he nombrado, lo sé, yo todavía no me he librado del todo del cabreo aunque tampoco participo de la lapidación pública que, en el mejor de los casos, no tiene más sentido que la relajación personal. Sé que los últimos tiempos producen recelo, lo sé, veo en mi entorno cómo la decepción se ha tornado en ira, a nadie debería sorprenderle.
Pero, ¿qué buscamos?
Yo busco una democracia directa y totalmente participativa.
¿Es posible mañana? No, pero quizás sí pasado si se sientan las bases adecuadas.
Yo busco el fin de los beneficios financieros estratosféricos y un reparto más equitativo del capital.
¿Es posible mañana? No, pero quizás sí pasado si se sientan las bases adecuadas.
Yo busco una reforma integra de nuestras instituciones y una separación real de poderes.
¿Es posible mañana? No, pero quizás sí pasado si se sientan las bases adecuadas.
Yo busco que los mercados sirvan para crear y no destruir, para invertir y no especular. Ojalá que un día la bolsa vuelva a ser un bodrio aburrido e infumable y recupere la utilidad social que nunca debió perder.
¿Es posible mañana? No, pero quizás sí pasado si se sientan las bases adecuadas.
Yo busco una educación y sanidad igual para todos, intocable y perdurable en el tiempo. Si os parece que estoy hablando de recuperar transferencias y centralizar competencias, estáis en lo cierto. ¿No se trataba hoy de mojarse? Pues me mojo...
¿Es posible mañana? No, pero quizás sí pasado si se sientan las bases adecuadas.
Disculpad la estructura machacona que por cierto ya usé una vez pero si me expreso de otra manera esto podría convertirse en una tesis interminable.
Si queremos que se sienten bases, debemos empezar por obligar a convivir a los dos grandes partidos en igualdad de condiciones, además no se puede hacer pagar a uno sólo las consecuencias ya que el otro ha tenido bajo su control político gran parte del territorio y las personas que allí habitan no es que anden mucho mejor paradas, andan por lo menos igual de paradas.
Recuerdo las alabanzas neoliberales al pacto anti-natura que surgió en Alemania no mucho tiempo ha. Pues bien, lo más similar a eso que podemos lograr aquí es obligarles a decidir juntos y vigilarse mutuamente durante cuatro años porque nosotros les estaremos controlando para que se decidan a sentar las bases de lo que muchos anhelan.
No se consiguen cambios otorgando mucho poder a pocos sino dándole poco poder a muchos.
Vosotros veréis, yo mientras tanto seguiré pisando charcos y cantando bajo la lluvia si fuere menester.



Añadiré, que lo expuesto no servirá de nada mientras sigamos siendo indolentes con nuestro entorno y dejemos morir de inanición a millones de seres humanos, no carguemos las culpas sobre los demás analicemos en qué medida somos responsables cada uno de nosotros. Cualquier revolución que queramos protagonizar estará vacía de sentido mientras esta rémora universal perdure.

PD: Las Rosas florecen mejor en primavera, es su ciclo vital, se puede intentar cambiar al otoño pero no suele ser lo más apropiado.

martes, 19 de julio de 2011

Odio y Cariño

¡Os habéis ganado un BESO!
(France Presse)
Pueblos peleando.
Países peleando.
Políticos peleando.
Entrenadores peleando.
Filósofos peleando.
Curas peleando.
Famosos pelando.
Escritores peleando.
Científicos peleando.
Parejas peleando.
Amigos peleando.
Ciudadanos pelando.
Periodistas peleando.
Guruses gururuseando...
Me asomo y veo odio, puede que sea la efeméride del 18 de Julio la que me ha hecho fijarme pero lo cierto es que detecto que el odio o la generación del mismo se está convirtiendo en el impulso que algunos necesitan para divulgar sus ideas, defender sus proyectos, avalar su trabajo o simplemente vivir.
Me gustaría saber dónde nace, qué lo provoca, de qué se alimenta y cómo se mantiene, quizás si consigo identificarlo pueda prevenirlo o corregirlo si ya es tarde.
Ofuscamiento
Deseo (despecho)
Ignorancia
Obsesión
Primero confundes tus ideas con verdades, luego crees que mereces más y no tienes lo que te correspondería por culpa de alguien, después tu desconocimiento del otro e incomprensión de todo lo ajeno te llevan a instalarte en una realidad paralela y psicótica que te impide ver más allá de tus fobias.

Pero existe otra opción, puede que tengáis tanta suerte cómo yo y en la realidad o virtualidad encontréis seres que os transmitan el cariño, pasión, apoyo e inspiración constantes que yo he recibido. Ayer no sólo fue el fatídico aniversario del fin de la esperanza, ayer, mi otro yo, @turbutopico, cumplió ocho meses y mañana este blog cumplirá nueve pero no hablaré de seguidores, visitas, megustas o inconsistencias varias que sin embargo justifican hoy este post.

Sólo puedo y debo recordar a personas.
A Juan, a Carlos, a Jorge, a Alex, a Marta, a Yoani, a Víctor, a Raúl, a Sonya, a Gracia, a Yolanda, a Ely, a Claudia, a Paula, a Nacho, a Paloma, a Juanma, a Rebeca, a Héctor, al otro Carlos, a Ana, a Sara, a Carmelo, a la otra Belén, a Mónica, a Paco, a Patricia, a Cristina MJ, a Noe, a Ale, a Jivago; a la que le Falta Algo, a Gúndula, a Oli, a Fidel, a Jesús, al del nombre raro, a Crisis, a Carmen, a Álvaro, a Rafa, a Fernando, a Sabino, a Alexa, a Bea, a Alejandro, al que no sale de la cama, a María, a los de las ideas, a los de las otras ideas que son las mismas, a Palopil, a Virginia, a otra Cris, a Sisifa, a Manoli, a Juana, a Maite, a Ruth, a Ruth (son dos no una errata), a Nacho, a Jeremías, a Elena, a Diego, a Sophie, a Javier, a Germán, a Ramón, a Laura, a Sergio, a Pedro, al de las ideas, a Cuqui, a Mariquilla, a Sami, a los de la izquierda, a Juan, a Ángel, a Corde, a Edu, a la de la voz, a Pablo, a Ana, a Nuria, a Jesús, al gran Pedro, a la gran Maite, al casi gran Raúl y a la absolutamente imprescindible Belén. A los que intentan salvar niños, luchar contra la injusticia, construir un futuro más libre, ayudar a los desfavorecidos o permitir que este planeta siga vivo.

Por algún motivo todos vosotros, y algunos más, habéis decidido darme vuestro aprecio, regalarme vuestros conocimientos, ofrecerme vuestro soporte y acompañarme en mis sueños.
Sois vosotros los que hacéis posible creer en utopías que más pronto que tarde se harán realidad porque mañana amanecerá y aunque no es poco, sigue sin ser suficiente.


No os diré que sospecho me cambiaréis la vida porque ya me la habéis cambiado.
GRACIAS

jueves, 14 de julio de 2011

Desmemoriados

Pudo ser Luis pero no lo fue
"Miliciano muerto" Robert Capa
Ahora que se han salido con la suya aunque aún no gobiernan y ha pasado de moda hablar de memoria, lo haré yo aprovechando el republicanismo inherente al 14 de julio y el 75 aniversario del golpe que provocó una salvaje guerra fratricida y horrenda dictadura.
Recordar, sólo es eso, nada más y nada menos, saber quienes fuimos para comprender quienes somos y descubrir quienes queremos ser en el futuro.
Hace unos días se cumplieron diez años del fallecimiento del gran Gila, de repente, viendo su homenaje, mi abuelo revivió, nada sobrenatural, sólo lo hizo en mis recuerdos, único lugar dónde la resurrección es posible. Gila fue un genio, no sólo consiguió recuperarse estoicamente de lo vivido, además lo hizo con brillantez y una comicidad irrepetible e imposible de plagiar, mi abuelo Luis no pudo, él jamás recuperó el sentido del humor, sólo fue capaz de sobrevivir a la vida. Su existencia estuvo marcada por la ira, la frustración y la decepción, sólo consiguió cierta tranquilidad de espíritu en el 82 cuándo la democracia se afianzó, un premio muy escaso para tan ardua lucha.
El currículum de Luis es muy sencillo y poco tiene que ver con ninguno de los nuestros, era ordenanza en el banco español de crédito, de ahí a oficial del ejército republicano sin experiencia militar, de ahí a la cárcel con algo de peso extra debido al plomo introducido en su brazo y mano que él nunca quiso extraer. En prisión conoció a Pilar, ella acompañaba a su hermana Maruja cuando iba a visitar a su novio Aniceto, hermano  a su vez de Luis. Después llegó la libertad sin libertad, una pelea con un fascista en la Glorieta de Bilbao y un poquito más de Carabanchel. Mientras tanto Emilia, hermana de Luis se fugaba de un campo de concentración femenino (sí de concentración, aquí también los hubo, digan lo que digan) para llegar por fin a Perpiñán, destino final de su vida al que debo en parte mis veraneos franceses, mi francofonía y algunos lazos familiares. Emilia Siempre me contaba que la parte buena de que le rapasen la cabeza era que cuando se miraba al espejo veía a su hermano Luis, estas historias son de las que se graban a fuego en un cerebro infantil. Luego, Luis se colocó cómo conserje de un enorme chalet del Viso propiedad de una familia de noble alcurnia, allí, junto a la carbonera, vivió, durante algunos años junto al nieto que hoy suscribe. Tras años de sin sabores que ahora no vienen al caso, murió en el verano del 94, con la ilusión de saber que su nieto estudiaba en San Francisco y la certeza de que yo nunca habría de soportar las penurias de su existencia. Pero Gila siempre le hizo reir.



A menudo, llega alguien y me pregunta que qué tengo yo que ver con la Guerra Civil y yo me planteo cómo puede ser tan gilipollas (perdón), nunca más dedicaré un segundo a explicarle nada a ningún imbécil cuya incultura sólo es superada por su indolencia.
Esto es la memoria y al que me diga lo contrario, al que me hable de abrir heridas o de revanchismo le responderé que visite el museo del holocausto judío y que intente acallar a los escasos supervivientes que se afanan por que no se olvide la indecencia. También le invitaré a visitar Camboya, los lugares que fueron testigo silencioso de la atrocidad y de paso que intente acallar a todos aquellos que sufrieron la muerte en su familia, en este caso TODOS. Le sugeriré tirar de hemeroteca para conocer lo sucedido en el estadio nacional de Chile y que intente acallar a las que todavía buscan a su nietos, terrible búsqueda que ahora estamos presenciando en nuestra querida y pacífica patria.
Los vencedores siempre ven recompensado su sufrimiento y vengada su perdida, los perdedores no deben resignarse nunca al silencio porque el silencio es un cáncer que no te mata pero tampoco te deja vivir.

Una de ellas bien podría ser la Tía Emilia
"Refugiados españoles caminan hacia la frontera francesa"
Robert Capa 
Al próximo chorizo campsiano de turno que ofenda con su malvada ignorancia, le diré que yo sí tuve abuelo y por eso no debo recorrer cunetas en busca del osario del que un día fue persona. Mis ideas, por supuesto evolucionan, pero jamás le entregaré mi voto ni mi simpatía a quién además de venderme silencio me quiera robar los recuerdos de una infancia convulsa que sólo me pertenece a mi.
¡Hasta nunca querido idiota!


PD: Me releo y observo que en mi familia las cosas siempre suceden en verano, sólo espero que este sea insulso y aburrido. ¡Feliz verano! Yo aún seguiré escribiendo un rato...

martes, 12 de julio de 2011

El nacimiento de una nación

Nauseabundo pero espantosamente actual fotograma
 Griffith (1915)
Hoy va de citas, lo he hecho la primera vez con el título de la celebérrima película de Griffith, tan conocida cómo denostada por todos aquellos que debimos analizarla durante la carrera, la forma no siempre justifica el fondo, cómo ocurre en muchas otras facetas de la vida, aunque en este caso el título y el racismo vomitivo de su argumento me vienen al pelo.
En segundo lugar me citaré a mi mismo, sé que esto no carece de cierto tufillo ególatra, pero esta reflexión que publiqué en Febrero para ilustrar el post llamado Rupturas me sigue sirviendo hoy para explicar mi posición respecto de la independencia de Sudán del Sur que más tarde matizaré:
"Durante estos días convulsos en el mundo Árabe, ha pasado bastante desapercibido el proceso de segregación en Sudán, finalmente, tras el referéndum de independencia amparado por la ONU y patrocinado por occidente, este verano nacerá un nuevo estado llamado Sudán del Sur. Este hecho ha sido, en general,  valorado muy positivamente por poner fin a décadas de guerra civil pero yo albergo dudas. Al sur nos encontraremos un país cristiano y rico en recursos naturales (turismo) y energéticos (gas, petróleo, metales, etc) que sin embargo no tiene capacidad económica ni estructural para explotarlos. En el norte, hallaremos un estado islámico, mucho más sólido históricamente y con infraestructuras de las que siempre dependerán los del sur para, por ejemplo, refinar hidrocarburos. O quizás no, tengo la impresión de que el afán por separar definitivamente a ambos viene de un interés lucrativo exterior por controlar la zona, temo que esta pacífica y suave tormenta se puede transformar en tempestad antes de lo sospechado [...] creo que la unión libre y la convivencia nos hace más fuertes, sospecho que la Unión Africana también lo piensa, o por lo menos eso se trasluce de su proyecto supranacional de los Estados Unidos de África. En definitiva, la historia nos demuestra que las rupturas en otros países como Vietnam, Yemen, Corea o Alemania trajeron años de tristeza y amargura que contrastaron con la algarabía de las reunificaciones."
Hoy ya ha ocurrido y sólo queda esperar, tras la lógica euforia inicial por la independencia luchada en una cruenta guerra civil con miles de muertos, ahora es el momento de la verdad, esperemos que tengan un gobierno honesto y democrático, que este cuente con el apoyo sincero de los países desarrollados y que las multinacionales petroleras que allí se instalen lo hagan para dar empleo a su población y pagar impuestos que favorezcan el bienestar y la educación universales mientras se construyen estructuras que favorezcan la llegada de un turismo sostenible.
Yo, sin embargo nunca podré dejar de recordar las noticias leídas, imágenes vistas e historias personales cómo la del hombre que un día fue niño y al siguiente se convirtió en soldado del ejército sudanés, he aquí la tercera referencia del día, publicada ayer mismo por el diario El país:
Tampoco olvidaré que estas atrocidades fueron aderezadas con el repugnante halo místico de la diferencia étnica y la confrontación religiosa, cómo tantas veces, antes y después del film de Griffith, las creencias vienen a otorgar razón absoluta al ignorante mientras traen miseria y destrucción.
Pero prefiero pensar en un futuro donde impere la altura de miras, la coherencia se imponga al absurdo, los que tienen que escuchar escuchen y los que tienen que gobernar gobiernen sin olvidar que la opulencia de pocos suele traer consigo la hambruna de muchos, estos niños que nos mostró Save the Children lo merecen.

Quiero creer en este mañana, porque si allí se produjese el milagro terrenal sería ejemplar para los demás y haría aún más inviable el mantenimiento de incongruencias históricas cómo las de una tierra que cada vez es menos santa y más infernal.
Vuelvo así a la narración del artículo precedente, olvidé mencionar pero recuerdo ahora que la observación de la chaladura jerosolimitana me obliga a inferir que quizás en Oriente Medio se ha perdido el contacto con la realidad y que puede haber llegado el momento de decidir por ellos. Mientras el gobierno israelí se radicaliza, el palestino sucumbe a la división interna que a su vez nutre el enquistamiento de una construcción nacional y todo ello por la ineptitud para el consenso que demuestran los que sin embargo sufrieron persecuciones y expulsiones seculares. Por lo tanto, cómo el germen de la cizaña parece encontrarse en la ciudad Patrimonio de la Humanidad y para evitar una decisión salomónica que partiese ese lugar, a lo mejor habría que plantearse una regencia global de Jerusalén que permitiese una vida en paz fuera de sus murallas. Por supuesto sería mucho mejor construir un sólo estado libre, multicultural, multiétnico y multirreligioso o incluso laico donde todo el mundo tuviese las mismas oportunidades y nadie fuese discriminado, pero a la vista está que su ofuscamiento les incapacita.
Me retiro con el ardor de estómago que me produce hablar de naciones y religiones pero en fin cada uno ha de hacer lo que piensa debe hacer y explicar lo que ve o cree que ve, hoy especialmente se lo dedico a ese tuitero hispanófilo residente en Estados Unidos que de vez en cuando me visita y supuestamente lucha contra los nacionalismos desde el nacionalismo, sus hilarantes argumentos, bandera al cuello e incongruencia exacerbada provocan mi caracajada y amenizan mi existencia virtual.
Aclaro por último que si hoy he hablado de escuchar, hacer y explicar no ha sido casual ya que algunos de mis sueños turbutópicos cobraron forma la pasada semana en un inusual discurso sabatino. 

martes, 5 de julio de 2011

Libros, miedo y enredos

¿Y si esta tierra no perteneciese a nadie?
LIBROS
Hace dos días regresaba a casa en un avión leyendo el libro segundo de la Utopía de Tomás Moro y caí en una enajenación transitoria que me llevó a preguntarme que ocurriría si, de repente, yo creyese que la parabólica Nova Insula Utopia fue un lugar real y no imaginario y que su capital Amauroto debía ser el centro del universo. Podría también creer que el conquistador inexistente Utopo es dios, que el navegante imaginario Hitlodeo es su emisario y que el mismo Moro es su profeta. ¿Por qué no podría tener yo esa fe? ¿Quién me dice que esos lugares utópicos no existieron? Desde luego, tengo derecho a creerlo y con cierta capacidad de persuasión podría convencer a cientos de miles de personas y todos juntos llegaríamos a la conclusión de que, siguiendo los escritos, nuestro lugar sagrado, nuestro destino, bien podría ser la Isla de Mombasa por ejemplo, entonces tendría una justificación mística para invadirla, destruir el puente que la une al continente africano y expulsar a todos aquellos que no abrazasen nuestra fe. Allí, todos juntos, montaríamos nuestra sociedad perfecta, tendríamos el derecho que nos otorgó dios en su revelación hace 500 años.
Estoy convencido de que para cualquier lector cabal esto sería una estupidez supina, dificilmente respetable fuera de los muros de un hospital psiquiátrico. Pues bien, salvando las distancias, esto es lo que he encontrado a lo largo de un intenso periplo por tierras jordanas e israelíes, Torá, Corán, Biblia, sublibros, versiones y spinoffs. Esta es la tierra de unos porque lo dice su libro, así pueden masacrar a otros sin remordimiento. Reconozco una pasión irrefrenable por el arte que nos han dejado las distintas religiones, la embriaguez que me produce el ambiente que se respira en los lugares supuestamente sagrados y el enorme interés por la teología, el exotismo de sus historias me deslumbra. Es una pena que este no sea un blog de viajes, me encantaría contar las aventuras y desventuras de una pareja viajera a la que siempre preguntan: "Are you alone?" y que siempre contesta: "No, we are together". Sin embargo, es necesario narrar que tras 2000 kilómetros al volante hemos visto lugares tan simbólicos cómo los Altos del Golán desde una cueva que sirvió de cobijo a un tal Jesús, las aguas del Jordán que Juan uso para su bautismo o el Monte Nebo desde el que parece que Moisés vio una tierra prometida a la que jamás llegó, todo regado por la simpatía y amabilidad de un país cómo Jordania al que ya no viaja casi nadie por miedo a lo desconocido.


MIEDO
Nos preguntaban si no temíamos este viaje, nos volvían a  hablar, cómo siempre, del radicalismo islámico sin saber que lo único extremo que hay allí es el respeto del que hacen gala aquellos árabes de raíces palestinas con creencias musulmanas o cristianas.
Pero decidimos cruzar a Israel, lo habíamos divisado desde las montañas jordanas y decidimos verlo de cerca, entonces llegó el terror, la angustia, la antipatía y una claustrofobia difícil de explicar. Cruzamos por tierra una de las fronteras más complejas del planeta, todo normal hasta pisar suelo hebreo, allí sufrimos nuestro propio calvario sin haber llegado siquiera a Jerusalén. Jóvenes musculosos rapados y chicas aniñadas responsables de la "seguridad" nos separaron, nos retuvieron, nos presionaron e interrogaron. Tres horas de nervios, difícil comprender esa actitud soberbia que todavía no había terminado. El taxi colectivo que nos llevaba a Jerusalén fue detenido, subieron otros soldados con pinta de asesinos y ametralladoras amenazantes a la altura de nuestras narices, me señalaron las gafas de sol, me las quité y con una falsa sonrisa me dijeron que molaban pero yo noté en su cara el placer por la sumisión ajena. Terrorista es el que somete por el miedo, y tras mucho viajar lo más parecido que he visto a esto es la actitud indescriptible de estos milicianos. Si nosotros nos hemos sentido así, no puedo siquiera intuir como se sentirán aquellos que acorralados tras un muro sienten la soledad y el desamparo que se nutre de nuestra indiferencia.


ENREDOS
Ortodoxos etíopes enfrentados a ortodoxos coptos por la gestión de un patio.
Peregrinos, religiosas, monjes y curas recorriendo la Vía Dolorosa en pleno barrio musulmán.
Judíos orando frente a un muro por la reconstrucción de un templo que pasa por la destrucción de otro.
Una pastora de Florida ayudando a las comunidades palestinas mientras espera el retorno inminente de Jesús.
Un palestino cristiano enfrentado a Hamás que sin embargo lucha por el reconocimiento de su estado.
Un hebreo amable y comprensivo que reduce el problema a la situación geográfica de una mezquita.
Ultra-ortodoxos judíos que corren y recorren el barrio musulmán provocando con sus cánticos.
Militares amenazadores protegiendo no se sabe a quién de no se sabe qué.
Un kilómetro cuadrado, cuatro barrios, cuatro culturas, decenas de creencias, cismas y matices abisales.
Y por la noche, campanas, imanes llamando al rezo, más campanas y el aderezo lejano de los sonidos de bala.

Me fui buscando motivos que desmontasen la utopía de un oriente medio en paz y regreso con mi fe turbutópica tambaleándose. Me fui buscando una justificación a la política de Israel y regreso espantado por unas actitudes injustificables. Me fui buscando comprender algunas creencias anacrónicas y regreso desconcertado ante la observación de una alucinación colectiva. Me fui buscando respuestas y regreso con más preguntas.
Un día escribí sobre mi mundo soñado, mientras llega seguiré pululando por el actual y quedándome con los instantes vividos, con las charlas nocturnas, con Fadua, con Samir, con Karen, con Abdulsalaam y los demás. También conservo la esperanza, si el hombre fue capaz de crear ciudades legendarias cómo Petra y Jerusalén algún día dejará de destruir y dedicará su capacidad creativa sólo a construir.
Relajémonos con el sonido de la llamada a la oración.


Esta ha sido la crónica imperfecta de un viaje perfecto, o viceversa. Antes de partir un gurú tuitero dijo: "El día que los musulmanes abandonen las armas llegará la paz, el día que lo haga Israel desaparecerá Israel" Entonces pensé que sólo era una opinión sesgada, hoy pienso que fue un embuste premeditado. El 15 de Septiembre empieza a decidirse el futuro del pueblo palestino, merecen vivir en paz.
Espero que la religión deje de corromper la política.
Confío en que las Naciones Unidas, Obama mediante, tomen la decisión correcta.
Deseo que el turismo regrese a Jordania, nos necesitan más que nunca.
Sigo sin creer en dios pero hoy me despediré con un ojalá, insha'allah...
إن شاء