jueves, 1 de diciembre de 2011

Desafinados

Estamos en el Siglo XXI
"Afinemos" la partitura del socialismo
Sigo a vueltas con la regeneración del socialismo en España y sigo haciéndome preguntas, son preguntas sinceras y carentes de retórica, espero que nadie vea en ellas una posición tomada ni un camino irreversible. Como siempre que hablo de socialismo, parto de la realidad de nuestro país lo que no implica que las dudas o planteamientos que expongo no sean exportables, en muchos - todos - lugares. Nuestra ideología se ha difuminado y ha sufrido un proceso progresivo - que no progresista - de disolución, los últimos y ya añorados ocho años  no han sido más que una extravagancia histórica, hemos sido la última aldea gala que resistió a la horda conservadora.

Pero como dije el otro día y volviendo al PSOE: ¿Y ahora qué?
¿Y si comenzamos por evitar las agresiones fraternales en público?
¿Y si retornamos el debate a los órganos establecidos al efecto?
¿Y si decidimos, en el próximo congreso federal, jugar con las reglas establecidas?
¿Y si exigimos que en dicho congreso se modifique ese reglamento?
¿Y si optamos por la bicefalia?
¿Y si dejamos la presidencia del grupo socialista en la cámara alta a quien está más preparado para apoyar o rebatir al nuevo gobierno?
¿Y si damos la secretaría general a quien esté dispuesto a afrontar los cambios necesarios sin pudor?
¿Y si tomamos como punto de partida ideológico los objetivos marcados en el programa electoral?
¿Y si ponemos en marcha todas estas medidas urgentes sólo por dos años y nos emplazamos a un nuevo congreso federal en 2013?
¿Y si hacemos exactamente lo contrario a lo expuesto?

Los momentos complejos requieren valentía, no sería honesto conmigo mismo si no intentase responder a cada una de estas diez preguntas con claridad, es necesario exponerse públicamente aún corriendo el riesgo de tener que auto-rebatirse en poco tiempo. No soy una persona de ideas fijas pero sí tengo las ideas claras en cada circunstancia, en otras palabras, soy un ideólogo circunstancial. En este instante y ante la perspectiva de un partido desafinado esta es mi posición.

- Me gustan las redes sociales y defiendo la libre expresión en ellas, políticamente dan voz a quien no la tiene y ayudan a difundir ideas que antes se quedaban encerradas entre las paredes de agrupaciones catatónicas, pero una cosa es argumentar en público - si es que 140 caracteres lo permiten - y otra polemizar con belicosidad, muchas veces amparados por el anonimato.

- Aunque desde mi punto de vista las agrupaciones locales, las asambleas, los comités locales e incluso los regionales están obsoletos, son escasamente operativos y dificultan la democracia interna, por el momento hay que desperezarse y acudir a ellos. Ahí podemos discutir posiciones, ahí debemos empezar a cambiar la estructura del partido quitando a los que llevan décadas acaparando parcelas de poder, ahí se encuentran los cimientos de una pirámide que debe ser transformada en un viaducto de ideas.

- Las reglas son las que son, si las modificamos sobre la marcha en dos meses las cambiaremos mal. Lo que podemos hacer es utilizarlas, eligiendo nuevos delegados, instándoles a llevar nuevas propuestas, cambiando los comités locales perennes y muchas otras cosas, en el reglamento hay margen de maniobra suficiente (por ahora).

- Debemos garantizar que el 38º congreso federal sea una mera transición al congreso del cambio. Si el programa electoral hablaba de diputaciones provinciales, hablemos de agrupaciones provinciales. Si el programa hablaba de reformas en la LOREG, hablemos de reformas en el sistema de elección de nuestros representantes. Si el programa hablaba de reducir gastos de la administración, hablemos de austeridad presupuestaria en la organización del partido. Sólo entonces nuestro discurso será acorde a nuestros actos.

- Al hablar de bicefalia me refiero a cubrir la necesidad de un partido que debe estar a la vanguardia de las exigencias sociales y por lo tanto en proceso de renovación constante. Sólo se puede conseguir esto si el secretario general se dedica sólo al partido y quien tiene responsabilidad institucional a la misma. Se ejemplifica mucho con Francia, pues bien, la secretaria general del partido seguirá siendo Aubry mientras Hollande dedica su esfuerzo a construir un proyecto socialista para Francia. En otras palabras, mientras uno se dedica al objetivo presidencial de hoy, la otra sigue construyendo el socialismo de mañana. Por cierto, durante el tiempo que Aubry aspiró a las primarias abiertas transfirió la dirección del partido a modo interino a Désir, eso se llama pulcritud democrática.

- España atraviesa un momento crucial y el nuevo presidente del gobierno necesitará una oposición firme pero colaborativa, la persona idónea para este comienzo de legislatura se llama Alfedo Pérez Rubalcaba, por su experiencia gubernamental, su compromiso institucional y su prudencia política. Rodriguez Zapatero demostró entre el 2000 y el 2004 ser un gran líder de la oposición, se le tildó de débil y se criticó su ansia de consenso pero eso precisamente le llevó a ganar las siguientes elecciones.

- Alfredo dijo en campaña en varias ocasiones que igualdad no es que ellas estén a nuestro lado sino que estén en nuestro lugar. Elena Valenciano podría ser la persona idónea para hacerse cargo de una secretaría general en transición. Lo es porque escucha de verdad, lo es porque su carrera política es intachable, lo es porque su conocimiento del partido e independencia están fuera de dudas y lo es porque su posición en las cortes y su relación con las bases garantiza su contacto con la realidad coyuntural del momento.

- Ya he expresado de qué manera el programa electoral salido de la conferencia política es un comienzo. Se puede mejorar, se debe ampliar o incluso rectificar pero de él se puede beber para iniciar la regeneración interna hacía un socialismo moderno.

- En 2013 nos enfrentaremos a unas elecciones al parlamento europeo cruciales, nunca ha habido una mayoría social allí, ahora que el socialismo francés, alemán y la izquierda italiana renacen debemos hacer lo posible por tener una representación socialista española también fuerte, no para defender los intereses de España sino para defender los de Europa y conseguir esa unión económica, fiscal y social que tanto ansiamos y sin la que no seremos jamás competitivos.

- Por supuesto podemos también hacer exactamente lo contrario a lo expuesto y esperar a que la próxima vez la mercadotecnia electoral funcione mejor pero entonces habremos cruzado definitivamente la línea que separa el progresismo del conservadurismo, si es que no somos ya más conservadores que los conservadores.

¿Seremos capaces de adaptarnos a los tiempos modernos?



¿Estoy con la bases? Sí, con algunas.
¿Estoy con la ejecutiva? Sí, con alguno de sus miembros.

El 29º congreso federal fue revolucionario, definió quienes hemos sido y tuvo como resultado 22 años de gobiernos socialistas. ¿Hacemos que el 39º defina quienes seremos?
El partido es un instrumento que hay que afinar, sólo después su música sonará armoniosa.


PD: Mis disculpas a los turbutópicos habituales, más ingrato que leer sobre política resulta escribir sobre ella, espero poder volver pronto a mis fueros.




3 comentarios:

  1. Hay que encontrar VÍA PARA LA CERCANÍA SOCIAL, para que alguien SOCIALISTA SIN CARNET, pueda pelear hombro con hombro con los que si lo tienen

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, hay que dar entrada a los simpatizantes urgentemente, en dos meses no hay tiempo ni herramientas técnicas para ello pero sí para empezar a valorar un cambio de reglamento que dé cabida a todos dentro de quince mese en 2013.
    Un beso

    ResponderEliminar