martes, 27 de diciembre de 2011

Lo que no sucedió

Algunos pretenden detenernos mientras seguimos girando
365 días dan para más
Emprender hoy un resumen de los principales acontecimientos del año sería una forma tan tradicional como aburrida de finalizar el 2011, además es difícil competir con los concienzudos balances que están realizando todos los grandes medios. Sin embargo, sí podemos concluir que han sido doce meses extraordinariamente convulsos, marcados por turbulencias financieras que desembocaron en terremotos políticos y revoluciones democráticas de diversa índole que parecen haberse descafeinado con el placebo navideño. Quiero hoy hacer balance de lo que no sucedió, de las oportunidades perdidas por la negligente gestión internacional de un clima propicio para los cambios que ha provocado la peligrosa sensación general de que la política ha dejado de ser el motor de nuestra evolución social para convertirse en el freno de la misma o en el mejor de los casos en un paracaídas defectuoso. ¿Cuales son por lo tanto los principales no-sucesos que debiendo ser no fueron?

Este año no conseguimos evitar la vergonzante hambruna que asola el cuerno de África. Un periodo de magníficos resultados para el especulativo mercado del grano de Chicago y el fomento de las cleptocracias imperantes. Una nueva oportunidad perdida para cumplir y hacer cumplir la docena de acuerdos, declaraciones y compromisos sobre seguridad alimentaria firmados a lo largo de cuatro décadas. Los que crecimos con las imágenes de la hambruna etíope de los 70' y 80', sabemos leer las señales, supimos que la piratería de 2010 era un preludio del horror. Se pudo prever y no se vio, se debió corregir y no se actuó.

No recuerdo haber visto a lo largo de los doce últimos meses a ningún responsable de las grandes compañías financieras, aseguradoras o agencias de calificación pasar por los tribunales para pagar por sus crímenes. Tampoco tengo constancia de ningún gran acuerdo global que haya buscado una nueva regulación de los mercados. Sí ha sido, sin embargo, un gran año para que alguno de los culpables recupere puestos de responsabilidad en diversos gobiernos, con alguna excepción como el pésimo director del fondo monetario internacional que en un hotel de Nueva York perdió sus calzoncillos y aspiraciones presidenciales.

Con respecto al planeta y su enfermedad endémica, este año simplemente no ha ocurrido nada. Países con condiciones solares y eólicas óptimas como Jordania han aprobado la construcción de centrales nucleares que no se podrán refrigerar por la escasez de agua, otros seguimos sin definir un modelo energético sostenible y todos han optado por dar continuidad en Durban a un protocolo de Kyoto que casi nadie cumple. Habrá que esperar a los años 20'.

En el ámbito local, Europa no aprobó el establecimiento de eurobonos, tampoco adquirió compromisos para establecer una unión fiscal, no se definieron medidas conjuntas de lucha contra el fraude ni equilibrios salariales. Un periodo por lo tanto estupendo para los evasores de impuestos, los especuladores y los autócratas postmodernos que, cual termita, escondidos en el tronco de las instituciones europeas devoran nuestras esperanzas de unión en un proceso de agonía lo suficientemente lento para poder lucrarse o sacar ventaja competitiva.

En el ámbito microscópico, España hizo caso omiso a los grandes pensadores políticos y siguió obcecada en la idea de que una buena constitución es lo mismo que una constitución perfecta. Las constituciones nunca se reforman en momentos de bonanza, el mejor caldo de cultivo para revisarlas se encuentra en las crisis y de nuevo perdimos la oportunidad de lograr una mayor igualdad territorial, participación democrática y eficiencia institucional. Nada se hizo a este respecto excepto blindar el gasto de tapadillo por imperativo mercantil. Todo envejece, nuestra constitución también y ya es un año más vieja.

Solidaridad global, corresponsabilidad económica, conciencia medioambiental, cohesión internacional y política de amplio espectro. Cierto es que ninguno de estos cinco pilares del sostenimiento de nuestras sociedades hayan sufrido ninguna evolución positiva digna de mención durante este año que termina pero no es menos cierto que lo que ha de cambiar, cambiará, aunque sólo sea por la propia erosión del tiempo.
Pensar en ello, es más una cuestión de realismo paciente que de desvarío utópico y ya que no juro, me limitaré a manifestar mi intención de revisar este artículo el 12 de diciembre de 2012, todo indica que para entonces seguiremos teniendo planeta, sólo queda saber si será mejor o peor, no demos nada por hecho. Mientras tanto, permitámonos ser moderadamente utópicos, el año que viene, tardaremos un día más en dar la vuelta al Sol, aprovechémoslo.

Os deseo un comprometido 2012, del compromiso se pueden extraer pequeñas dosis de felicidad.



PD: Gracias a todos por todo.





miércoles, 21 de diciembre de 2011

Placebo

Foto del diario El País
Intentemos no llevarnos peor que ellos, sería un principio...
Ya estamos oficialmente en navidades y su efecto placebo inunda cada poza de nuestra sociedad, embriagados y sobre-alimentados la amabilidad cobra protagonismo repentino. Las divergencias laborales de las pasadas semanas dan paso al compañerismo sobre-actuado, las rencillas familiares se tornan en amor fraternal sobrellevado, los resquemores de viejos amigos se convierten en bacanales etílicas sobre-excitadas y el buen humor sobrepasa a la bronca en los encuentros políticos.

Hoy, con un emotivo estrechamiento de manos, ha concluido la novena legislatura, ver como un presidente de gobierno deja sitio a otro es algo que independientemente del color político de sus protagonistas me produce regocijo y confianza, no sólo en el futuro sino en el propio ser humano. No me cansaré de repetir que la democracia es sin duda imperfecta pero es democracia. Me pregunto si el anterior jefe del ejecutivo, al plantear la fecha de las elecciones no estaría ya pensando en lo óptimo de realizar un traspaso de poderes en puertas del "parón" navideño.

Algunos, vieron un subterfugio maquiavélico en la elección del 20 de noviembre como fecha para la cita electoral, efeméride que por cierto debiéramos celebrar los demócratas, si no lo hacemos es porque siempre preferimos el juicio a un dictador a su fallecimiento aunque también sea buena noticia, aquí, en Corea y en Sebastopol. En efecto sospecho que el apunte en el calendario fue premeditado, no hay nada mejor para curar las heridas de una larga contienda electoral y un mandato convulso que aplicar al final un poco de bálsamo reparador, el consabido espíritu de la navidad. Conociendo el pragmatismo democrático de los estadounidenses no me extrañaría que el mantenimiento de un calendario electoral fijo desde hace más de dos siglos se debiese a la proximidad del Thanksgiving Day y posterior Navidad. Sus campañas son batallas campales que duran meses y los contendientes necesitan someter a la ciudadanía  a un proceso de rehabilitación psicológica posterior para lograr que el nuevo presidente lo sea de todos. Nada mejor que el placebo navideño para olvidar y seguir.

Por supuesto, nosotros somos muy distintos al pueblo norteamericano y nos cuesta olvidar pero no nos lo creamos tanto, al fin y al cabo somos personas con idénticas necesidades básicas. Hoy no queda rastro de la mal llamada crispación, es verdad que quien la provocaba ya carece de motivos para ello puesto que gobierna pero no es menos cierto que crispar sabemos todos y que mantener un clima de cizaña requiere de varias partes. No conviene olvidar por lo tanto que pronto pasará este paréntesis y que la realidad volverá a hacernos llagas al tiempo que la cuesta de enero desgarra nuestro ímpetu consumista. Cuando llegue ese momento será la hora de aplicar medicina real, el placebo pierde su efecto cuando se conoce la realidad de su composición inane y los que mejor podemos aplicar el medicamento de la coherencia somos los que hemos sufrido la peste de la furia incontenida.

Hoy no hablo de la actitud que han de mantener los dirigentes de la oposición de izquierdas en Las Cortes - que sí, que el PSOE es de izquierdas, no seáis cansinos - cuyo compromiso institucional está garantizado, sobre todo hablo de nosotros los progresistas, hablo de nuestro entorno cercano, de nuestra forma particular de entender y hacernos comprender. No tratemos de sanar a quien no tiene cura, no intentemos persuadir a quien no escucha y no ataquemos si no es con propuestas, de lo contrario, podríamos olvidar, como lo hicieron con nosotros, que la mayoría de ellos sólo desea que las cosas vayan bien, en eso somos iguales, lo que nos diferencia son las recetas. Unos siempre pensarán que son los intereses individuales los que deben tirar de la sociedad y otros siempre pensaremos que es la fuerza de la sociedad en su conjunto la que nos hace avanzar en igualdad de condiciones.

Aunque las autoridades sanitarias no lo recomiendan, el socialismo debe auto-medicarse, tenemos que testar nuestros futuros fármacos con nosotros mismos o nadie se fiará de su utilidad. La igualdad, la libertad, la democracia y la solidaridad son principios activos que un partido socialista debería ofrecer a su militancia antes de universalizarlos y aunque con matices, aún hay terreno por conquistar.
La próxima vez que adelantemos, conviene hacerlo por la izquierda, adelantar por la derecha, además de ilegítimo puede ser peligroso.

Solo queda esperar que ese Grinch también conocido como Moody's o Standard&Poors no nos robe la navidad y desear que Rajoy sea algo más que un placebo pasajero, dejémosle cien días para conocer su baile pero, por si acaso, empecemos a construir la alternativa.
Mientras tanto: Salud, Paz, Amor y Humor (va a hacer falta)




PD: Por cierto, muy tranquilos están ya los megalómanos guruses encorbatados sin corbata que tan hiperactivos digitales fueron en primavera y otoño defendiendo el #nolesvotes y revoluciones de personas con las que no se mezclarían jamás. No sé si se han curado, les han dado cloroformo, un placebo o es que sencillamente siempre fueron unos caraduras redomados que reían de las acampadas y sus seguidores mientras compartían una caña tras depositar su voto.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Una declaración personal de hechos humanos

Eleanor Roosevelt diría: ¿Os conformáis con esto?
En el aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos quisiera escribir un extenso compendio de los grandes logros de la humanidad desde entonces, pero no lo haré, lo conseguido, logrado está pero quedan tantas utopías por alcanzar que prefiero centrarme en ellas. No trato en ningún caso de restar importancia a la Declaración, manifestar nuestros propósitos es siempre positivo y sólo lo hacemos cuando creemos que éstos son buenos, cuando nuestras intenciones son perversas solemos callarlas salvo que padezcamos alguna enfermedad mental.
Expongo a continuación una declaración personal de hechos humanos para quien, entre la marejada mercantil y económica, todavía esté preocupado por los derechos del hombre.

1. Mil novecientos millones de personas, sometidas al yugo de 40 dictaduras, no son libres ni iguales en dignidad y derechos.
2. Todas estos seres humanos viven ajenos a la Declaración de Derechos Humanos, muchos la desconocen.
3. Treinta y seis conflictos bélicos impiden que la seguridad y la vida de millones de ciudadanos estén garantizadas.
4. Ciento treinta países han denunciado redes de trata de personas, por lo menos doce millones de personas viven esclavizadas. La esclavitud sexual e infantil es difícilmente censable.
5. La tortura sigue siendo una práctica extendida. Legal en algunos países y tolerada en muchas democracias está lejos de erradicarse.
6. Si el derecho a la personalidad jurídica no amparase responsabilidades penales ineludibles y "crímenes medioambientales de lesa humanidad" sería perfecto.
7. Para que seamos todos iguales ante la ley, la ley habría de ser igual por doquier, cosa que no sucede.
8. Centenas de tribunales en diversas latitudes impiden cada año el derecho al recurso tras dictar sentencia.
9. Hoy mismo, en nuestro país, se producirán redadas y detenciones arbitrarias basadas en el aspecto físico de las personas. En el peor de los casos se saldarán con extradiciones inmediatas.
10. Para más de mil trescientos millones de ciudadanos de la segunda potencia económica mundial, ser oído públicamente y con justicia por un tribunal independiente es utópico, sin duda, no son los únicos.
11. La presunción de inocencia no puede competir con la rentabilidad económica de los juicios mediáticos.
12. Me pregunto si en algún lugar se respeta escrupulosamente la vida privada, honra y reputación de las personas. Si alguien lo sabe, le agradecería me informase.
13. También quisiera confirmar si cubanos, birmanos u otros ya tienen derecho a entrar y salir libremente de su país. En caso contrario, esta norma tampoco es universal.
14. Toda persona tiene derecho a disfrutar de asilo en cualquier país, salvo que infiera en las relaciones comerciales, claro. ¿O estamos dispuestos a asilar a un Saudí disconforme con su gobierno?
15. Para que todo el mundo tenga una nacionalidad, su nación debe ser reconocida sin embargo los mismos que suscriben la Declaración rechazan a Palestina. Supongo que siempre hay excepciones, claro.
16. Los hombres y mujeres en edad núbil pueden efectivamente casarse libremente sin restricciones de raza, nacionalidad o religión excepto que sean homosexuales. Esta norma tampoco es de aplicación en India y la mayoría de países islámicos
17. Toda persona tiene derecho a la propiedad individual, por ejemplo, a poseer un traje gris en Corea del Norte.
18. No sé si ser libres de pensar, tener conciencia o creencias religiosas es un tema psíquico o jurídico pero manifestarlo públicamente es engorroso. Si yo fuera profesor de física en un colegio católico evitaría confesar públicamente mi ateísmo. Si fuese Iraní me limitaría a hablar de caviar.
19. Veinticinco países mantienen un férreo control y censura sobre Internet. Se establecen fronteras digitales para mil millones de personas que no pueden ni deben recibir o difundir informaciones.
20. Las personas tienen derecho a reunirse libremente salvo en los sitios donde tienen la obligación de no hacerlo o en los momentos en que resulte inapropiado. No pueden ser obligadas a pertenecer a una asociación. Bueno, si son menores de edad sí, en ese caso se les puede imponer la pertenencia a una iglesia o club de fútbol.
21. Obviando las dictaduras más feroces, me pregunto si todos los habitantes de la Federación Rusa, miembro del consejo de seguridad de la ONU, tienen acceso al gobierno o función pública de su país y si su sistema electoral garantiza esas libertades. Hasta hace poco nadie dudaba de las "democracias" libia, tunecina o siria.
22. Malos tiempo para comentar los derechos sociales, económicos y culturales indispensables al desarrollo de la dignidad humana. Afortunadamente muchos hombres y mujeres, sí creyeron en la cooperación internacional y brotaron cientos de organizaciones no gubernamentales para cubrir en parte ese vacío.
23. Trabajo, condiciones equitativas, protección, etc. Una broma de mal gusto para todas las mujeres que conviven con la desigualdad laboral y sobre todo para doscientos millones de desempleados "censados".
24. Si fuese realista la adquisición universal del derecho al descanso y vacaciones, último escalón de la conquista del bienestar, todo lo demás se habría logrado y yo no escribiría ni este artículo ni este blog.
25. Hablar de un nivel de vida y salud adecuados resulta por lo menos amoral mientras convivamos con 1000 millones de personas desnutridas, 1.800 millones sin acceso a agua potable y 2.500 millones sobreviviendo bajo el umbral de la pobreza.
26. La educación es una conquista frágil, puede ser maleada y destruida con facilidad, el porcentaje de analfabetismo se ha reducido pero millones de personas lo siguen sufriendo por eso hay que luchar, por conquistar lo suyo y preservar lo nuestro.
27. Los intereses morales, intelectuales y materiales de autores, productores artísticos, científicos y literarios  están en peligro de extinción en el siglo XXI.
28, 29 y 30. Las obviedades generalistas alimentan hoy una Organización de Naciones cada vez menos unidas e inoperantes en asuntos relevantes y momentos claves del planeta.

Este artículo, por supuesto, es sesgado, me he referido a números netos que transformados a frías estadísticas demostrarían, al contrario de lo expuesto, que el mundo de hoy es mejor que el de ayer, por eso merece la pena defender la consecución de utopías y no dormitar mientras nuestra capacidad de destrucción siga superando con creces a la de construir.
Los padres debemos establecer normas pero deben ser claras y factibles para poder cumplirlas y nunca contradecirlas con nuestros actos. Los padres de la Declaración Universal de derechos Humanos lo hicieron bien pero los nuevos tiempos requieren de nuevos padres, como bien nos recuerda de vez en cuando Hessel.



PD: Imposible enlazar todas las referencias pero sí agradecer a la red darme acceso a las informaciones de OIT, FAO, Le monde diplomatique y Foreign Affairs. También agradecer a Pablo  darme acceso a él y su "Memoria y frontera"

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Feliz Vanidad

Sólo se consiente la vanidad a los genios.
No parece que ellos lo sean... 
Ni soy el espíritu de la navidad futura, ni el título es una errata, ni me he vuelto majareta, simplemente constato que mucha gente es dichosa en su vanidad y eso parece bastarles aunque alrededor los problemas sigan creciendo.

La imagen de una ministra compungida recorre el planeta mientras el bocado a las pensiones ya se ha perpetrado, quizás por eso lloran los cocodrilos, no es plato de gusto devorar al ñu más débil de la manada, su carne ya no es fresca y sin embargo es la más accesible. Imagino la dura jornada de la nueva responsable de trabajo italiana, agotada tras su salto a la fama global, recibiendo llamadas de apoyo para mitigar su profunda pesadumbre, intentando enjugar sus lágrimas en una sortija de brillantes que parece incapaz de absorberlas.
Es probable que incluso telefonease algún portavoz vaticano para ofrecer soporte espiritual y de paso agradecer personalmente a su gobierno el dejar intactos los privilegios fiscales de la iglesia. Sinceramente, no creo que esta mujer celebre su celebridad instantánea pero el cupo de vanidad está cubierto.

Pocas horas después, dos "grandes" líderes saltan a escena con aire solemne arropados por dos banderas nacionales que más que abrazar, parecen querer ahogar a la de todos.
Son ellos, sempiternos salvadores de Europa, quienes, deslumbrados por los focos y engrandecidos por el destino, desean dejar su vana y vanidosa huella en los libros de historia siendo quizás conscientes de que su futuro cercano les alejará de cámaras y portadas. El resto de cabecillas, observan temblorosos sin conseguir desprenderse de la arrogancia que hunde el proyecto europeo, sin darse cuenta de que conseguir peso específico para un país concreto es lo contrario que buscar una unión próspera, duradera e igualitaria. Nosotros, espectadores anónimos, esperamos ansiosos desde el patio de butacas a que el corifeo nos desvele más información o alguien se sincere en aparté.

Y no debo caer en la omisión partidista olvidando mencionar a los que no pueden resistir la llamada de un escaparate masivo para hacer exactamente lo contrario de lo que se espera de ellos. Curiosa forma de construir socialismo es pretender difundir tus particulares pensamientos  mediante un test psico-técnico de escaso valor ideológico.
Amplias sonrisas en una imagen cenital desconcertante de quien parece reclamar a un dios inexistente la atención que creen merecida tras años de entrega a una organización blindada. Pobre premio el ser cabeza de ratón pudiendo ser cola de león. Anciana juventud la de quien antepone la P de partido a la S de sociedad, una sociedad que pide a gritos una renovación valiente de ideas y personas con las que poder identificarse. Si no tenemos nada nuevo que decir mejor no decir nada, podemos correr el riesgo de confundir progresismo con progreso personal.

Probablemente sea injusto juzgaros a todos por igual sin de verdad conocer vuestras intenciones, pero quien busca su minuto de gloria, quien sucumbe ante la indudable seducción de los focos debiera comprender que todo espectáculo requiere una crítica y que críticos podemos ser todos, eso no nos lo pueden arrebatar. Por otro lado, tampoco parece justo que debamos arder juntos en una hoguera alimentada por vuestras vanidades.
Busquemos pues en la hoguera al personaje más afín y quizá seamos capaces de descubrir nuestros errores.



Este es el frívolo mundo que nos ha tocado vivir, un mundo tan veloz como vacuo. Al no estar exento de vanidad, no pretendo tirar la primera piedra tan sólo recordar que no en vano, vano es sinónimo de vanidad.
Aun sospechando que la humildad nos acerca más a la utopía del bien común y por lo tanto a la felicidad, os deseo una feliz vanidad, disfrutadla mientras podáis.

PD: Gracias Antonio por tener el coraje de querer publicar mis divagaciones, tu osadía alimenta sin duda mi vanidad.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Desafinados

Estamos en el Siglo XXI
"Afinemos" la partitura del socialismo
Sigo a vueltas con la regeneración del socialismo en España y sigo haciéndome preguntas, son preguntas sinceras y carentes de retórica, espero que nadie vea en ellas una posición tomada ni un camino irreversible. Como siempre que hablo de socialismo, parto de la realidad de nuestro país lo que no implica que las dudas o planteamientos que expongo no sean exportables, en muchos - todos - lugares. Nuestra ideología se ha difuminado y ha sufrido un proceso progresivo - que no progresista - de disolución, los últimos y ya añorados ocho años  no han sido más que una extravagancia histórica, hemos sido la última aldea gala que resistió a la horda conservadora.

Pero como dije el otro día y volviendo al PSOE: ¿Y ahora qué?
¿Y si comenzamos por evitar las agresiones fraternales en público?
¿Y si retornamos el debate a los órganos establecidos al efecto?
¿Y si decidimos, en el próximo congreso federal, jugar con las reglas establecidas?
¿Y si exigimos que en dicho congreso se modifique ese reglamento?
¿Y si optamos por la bicefalia?
¿Y si dejamos la presidencia del grupo socialista en la cámara alta a quien está más preparado para apoyar o rebatir al nuevo gobierno?
¿Y si damos la secretaría general a quien esté dispuesto a afrontar los cambios necesarios sin pudor?
¿Y si tomamos como punto de partida ideológico los objetivos marcados en el programa electoral?
¿Y si ponemos en marcha todas estas medidas urgentes sólo por dos años y nos emplazamos a un nuevo congreso federal en 2013?
¿Y si hacemos exactamente lo contrario a lo expuesto?

Los momentos complejos requieren valentía, no sería honesto conmigo mismo si no intentase responder a cada una de estas diez preguntas con claridad, es necesario exponerse públicamente aún corriendo el riesgo de tener que auto-rebatirse en poco tiempo. No soy una persona de ideas fijas pero sí tengo las ideas claras en cada circunstancia, en otras palabras, soy un ideólogo circunstancial. En este instante y ante la perspectiva de un partido desafinado esta es mi posición.

- Me gustan las redes sociales y defiendo la libre expresión en ellas, políticamente dan voz a quien no la tiene y ayudan a difundir ideas que antes se quedaban encerradas entre las paredes de agrupaciones catatónicas, pero una cosa es argumentar en público - si es que 140 caracteres lo permiten - y otra polemizar con belicosidad, muchas veces amparados por el anonimato.

- Aunque desde mi punto de vista las agrupaciones locales, las asambleas, los comités locales e incluso los regionales están obsoletos, son escasamente operativos y dificultan la democracia interna, por el momento hay que desperezarse y acudir a ellos. Ahí podemos discutir posiciones, ahí debemos empezar a cambiar la estructura del partido quitando a los que llevan décadas acaparando parcelas de poder, ahí se encuentran los cimientos de una pirámide que debe ser transformada en un viaducto de ideas.

- Las reglas son las que son, si las modificamos sobre la marcha en dos meses las cambiaremos mal. Lo que podemos hacer es utilizarlas, eligiendo nuevos delegados, instándoles a llevar nuevas propuestas, cambiando los comités locales perennes y muchas otras cosas, en el reglamento hay margen de maniobra suficiente (por ahora).

- Debemos garantizar que el 38º congreso federal sea una mera transición al congreso del cambio. Si el programa electoral hablaba de diputaciones provinciales, hablemos de agrupaciones provinciales. Si el programa hablaba de reformas en la LOREG, hablemos de reformas en el sistema de elección de nuestros representantes. Si el programa hablaba de reducir gastos de la administración, hablemos de austeridad presupuestaria en la organización del partido. Sólo entonces nuestro discurso será acorde a nuestros actos.

- Al hablar de bicefalia me refiero a cubrir la necesidad de un partido que debe estar a la vanguardia de las exigencias sociales y por lo tanto en proceso de renovación constante. Sólo se puede conseguir esto si el secretario general se dedica sólo al partido y quien tiene responsabilidad institucional a la misma. Se ejemplifica mucho con Francia, pues bien, la secretaria general del partido seguirá siendo Aubry mientras Hollande dedica su esfuerzo a construir un proyecto socialista para Francia. En otras palabras, mientras uno se dedica al objetivo presidencial de hoy, la otra sigue construyendo el socialismo de mañana. Por cierto, durante el tiempo que Aubry aspiró a las primarias abiertas transfirió la dirección del partido a modo interino a Désir, eso se llama pulcritud democrática.

- España atraviesa un momento crucial y el nuevo presidente del gobierno necesitará una oposición firme pero colaborativa, la persona idónea para este comienzo de legislatura se llama Alfedo Pérez Rubalcaba, por su experiencia gubernamental, su compromiso institucional y su prudencia política. Rodriguez Zapatero demostró entre el 2000 y el 2004 ser un gran líder de la oposición, se le tildó de débil y se criticó su ansia de consenso pero eso precisamente le llevó a ganar las siguientes elecciones.

- Alfredo dijo en campaña en varias ocasiones que igualdad no es que ellas estén a nuestro lado sino que estén en nuestro lugar. Elena Valenciano podría ser la persona idónea para hacerse cargo de una secretaría general en transición. Lo es porque escucha de verdad, lo es porque su carrera política es intachable, lo es porque su conocimiento del partido e independencia están fuera de dudas y lo es porque su posición en las cortes y su relación con las bases garantiza su contacto con la realidad coyuntural del momento.

- Ya he expresado de qué manera el programa electoral salido de la conferencia política es un comienzo. Se puede mejorar, se debe ampliar o incluso rectificar pero de él se puede beber para iniciar la regeneración interna hacía un socialismo moderno.

- En 2013 nos enfrentaremos a unas elecciones al parlamento europeo cruciales, nunca ha habido una mayoría social allí, ahora que el socialismo francés, alemán y la izquierda italiana renacen debemos hacer lo posible por tener una representación socialista española también fuerte, no para defender los intereses de España sino para defender los de Europa y conseguir esa unión económica, fiscal y social que tanto ansiamos y sin la que no seremos jamás competitivos.

- Por supuesto podemos también hacer exactamente lo contrario a lo expuesto y esperar a que la próxima vez la mercadotecnia electoral funcione mejor pero entonces habremos cruzado definitivamente la línea que separa el progresismo del conservadurismo, si es que no somos ya más conservadores que los conservadores.

¿Seremos capaces de adaptarnos a los tiempos modernos?



¿Estoy con la bases? Sí, con algunas.
¿Estoy con la ejecutiva? Sí, con alguno de sus miembros.

El 29º congreso federal fue revolucionario, definió quienes hemos sido y tuvo como resultado 22 años de gobiernos socialistas. ¿Hacemos que el 39º defina quienes seremos?
El partido es un instrumento que hay que afinar, sólo después su música sonará armoniosa.


PD: Mis disculpas a los turbutópicos habituales, más ingrato que leer sobre política resulta escribir sobre ella, espero poder volver pronto a mis fueros.