viernes, 22 de febrero de 2013

La crisis de los 40

En este caso se trata de rebasar los 40 reforzados
¿Y si sólo fuese eso, la crisis de los 40? A mí me faltan aún tres años para llegar a los 40 y sin embargo llevo al menos dos sumido en la crisis. Eso sí, entendiendo la crisis como periodo de cambios estructurales o pequeñas mutaciones de carácter encaminados a sacar el máximo provecho y eficiencia al tiempo de que dispongo.

Al principio fueron pequeños indicios sin importancia, hambre de escribir, más hambre lectora y mucho más apetito de nuevas experiencias. Creo que una mañana indefinida e irracional debí darme cuenta de que no era todavía el momento de reflexionar sobre lo que nunca hice sino sencillamente de hacerlo, puede que más que pensar en los años pasados cayese en la cuenta de la enorme cantidad de tiempo que aún quedaba, tan enorme que daría tiempo a casi todo.

Así, sin más, abrí un blog que me permitió escribir para un diario, así comencé a escuchar más atentamente y tuve la oportunidad de ser escuchado. Así empecé a surfear hasta que conseguí erguirme sobre una ola. Así abandoné el partido de mis amores y desamores. Así aprendí un cuarto idioma. Así me puse a devorar libros en diversas lenguas. Así reduje el tabaco hasta el mínimo justo, necesario y apetecible. Así me puse a correr hasta completar un diezmil y dos y tres, hasta verme preparando un insospechado medio maratón. Y así, en muy pocos meses me quité parte de mis complejos, auto-prejuicios y limitaciones. Puede que sólo sea la crisis de los 40 pero si lo fuese: ¡Bienvenida sea la crisis!

Aunque, si la crisis provoca tantos beneficios ¿por qué no le sucede lo mismo a nuestra Democracia? Ella está justo donde estaba yo hace dos años, a cinco del fatídico cumpleaños. ¿No debería ella empezar a hablarnos sinceramente y escucharnos serenamente? ¿No debería ella arriesgarse y subir a la cresta de las curvas bursátiles para dejarse después deslizar por ellas olvidando todo interés que no sea el nuestro? ¿No debería ella abandonar también a los partidos que la han acompañado para recuperar a unos ciudadanos que sean capaces de organizarse de nuevo de una forma más pura y sobre todo más pulcra? ¿No debería la Democracia aprender nuestro idioma y releer la constitución en la que aparentemente se basa para poder redactar una nueva más acorde con los tiempos? ¿No debería también abandonar algunos vicios perniciosos o al menos reducirlos a lo justo y necesario? ¿No debería la Democracia darse la oportunidad y dárnosla a todos de corregir, re-aprender y emprender una carrera de fondo que nos lleve más lejos de lo que jamás habíamos imaginado? ¿No debería servir para esto la crisis de los 40?

Cada reto y cada logro que he realizado en este ya largo impulso hacia los cuarenta ha sido posible gracias a la observación, apoyo y ánimo de mi entorno. Mi amigo el que escalaba más allá de los cuarenta, mis amigos que corren mucho más allá de los cuarenta (perdonad chicos pero es así), mi amiga la que aprendió italiano durante su crisis de los cuarenta y mis conocidos que más allá de los cuarenta siguen durmiendo bajo los efluvios de un éter que les mantiene desconectados de la realidad porque no se atreven a romper las ligaduras de simpatía o militancia con un partido político concreto esperando un milagro que ya no llegará.

La Democracia nos necesita hoy a nosotros tanto como yo necesité a todas estas personas, necesita nuestro ímpetu y nuestro ejemplo. Somos nosotros quienes debemos acompañarla en este trance para que salga renovada, reforzada, saludable y aseada. Esto empieza por no confundirla con un documento jurídico supuestamente inalienable, ni con una secular familia oligarca, ni con el sufragio universal, ni por supuesto con partidos que se auto proclaman garantes de la misma siendo en realidad sus raptores. La Democracia necesita que la rescatemos, zarandeemos y despertemos, luego ella hará lo mismo con nosotros o con los que lleguen con retraso al nuevo siglo.

Creo que este sábado es un día magnífico para empezar, así arranqué todo lo que me da vida durante mi particular crisis, simplemente haciéndolo, con ayuda, siempre con ayuda pero emprendiéndolo. Ayudémonos pues ¿No sería de justicia poética dar un golpe democrático el 23 de febrero, no sería la justa respuesta a la burda pantomima que nos han obligado a presenciar esta semana en Las Cortes?

Como mínimo démonos la oportunidad de pensarlo, podemos ayudarnos a pasar la crisis de los cuarenta o podemos darnos la extremaunción tras una larga, agónica y desesperante senectud. Ellos no harán nada, dependemos de nosotros mismos.

 

lunes, 4 de febrero de 2013

¿Demasiadas casualidades?

¿Cómo voy a saber nada si yo mismo soy fruto de la casualidad?
¿Por qué de repente he recordado que José María Aznar fue inspector de hacienda? No tengo ni idea pero al recordarlo inmediatamente me fui a revisar el cuaderno de Bárcenas, la presunta caja B del Partido Popular. No me preguntéis por qué, un acto reflejo, mero instinto o qué sé yo, pero a partir de ese momento me surgieron dudas que espero algún alma caritativa me pueda aclarar.

¿Por qué nadie comenta que entre enero del año 1993 y enero del año 1997 no existe ningún apunte contable? Yo no tengo ni idea, pero como se puede apreciar en el exhaustivo trabajo que ha realizado el diario El País, este extraño vacío es patente así que una de dos, o esta contabilidad era prescindible y por lo tanto tiene algo de fraudulento o era la oficial y durante cuatro años el PP descuidó sus cuentas más que la añorada Lola Flores

¿Qué sucedió en enero de 1993 que pudiera afectar a la hipotética contabilidad bífida del PP? No tengo ni idea de nada concreto que sucediese ese mes de ese año. Sin embargo unas semanas después, en marzo, unos peritos de hacienda, no sé si antiguos compañeros o no del candidato Aznar, enviaron un informe al juez Marino Barbero, un informe que contenía datos sobre una supuesta financiación irregular del Partido Socialista Obrero Español realizada a través de una empresa llamada Filesa.

¿Pero qué tienen que ver las churras con las merinas? No tengo ni idea, en principio nada, salvo que quien descubriese el caso de corrupción socialista informase al Partido Popular de la que le venía encima a su adversario político unos meses antes de celebrarse nuestras quintas elecciones generales. Es posible entonces que Alguien decidiese que en ese momento lo importante era dar ejemplo de pulcritud dado que previsiblemente el debate sobre la corrupción entraría de lleno en campaña electoral, como de hecho así sucedió.

¿En todo caso, por qué estar tanto tiempo sin apuntes en esta opaca contabilidad que acabamos de descubrir? No tengo ni idea, no soy contable y por lo tanto no conozco los mecanismos de tesorería, no sé si en finanzas existe el barbecho o se gastó el cartucho de tinta de la pluma. Sí sé que aquella legislatura, la última de Felipe González, fue convulsa desde el inicio y que la corrupción socialista marcaba los tiempos y las portadas. También sé que el lejano Caso Naseiro  quedaba ya en el olvido. Por todo ello es posible que quizás el ex-inspector de hacienda y por aquél entonces eterno candidato Aznar optase por el lucro cesante temporal como medio más rápido de acceso al lucro constante perpetuo. Pero realmente esto no lo sé.

¿Pero, por qué recuperar en enero de 1997 la vieja libreta y empezar de nuevo a detallar en ella pagos, impagos, débitos y triquiñuelas? No tengo ni idea de qué motiva una decisión tan estúpida ni por qué a partir de ese preciso instante los apuntes son aún más detallados que en la anterior etapa, como he dicho, no soy contable y además mi nombre empieza por A. Elucubrando un poco más, puede ser que casi un año después de ganar las elecciones generales uno se relaje y decida retomar las viejas costumbres, al fin y al cabo la vida política es corta, cuesta llegar y como dijo aquél "hay que forrarse" antes de que sea tarde.

¿Y por qué entre los años 2000 y 2004 se multiplican desmesuradamente los apuntes de la libretilla? Ni idea, sólo se me ocurre que puede que la mayoría absoluta dé aún más sensación de intocabilidad - perdón por el palabro, soy fan de Elliot Ness - y la avaricia se incremente, ya se sabe que algunos, cuanto más tienen, más necesitan. Repito no lo sé, es todo tan absurdo (si no fuese indignante) que me gustaría ver ese libro y comprobar su color a ver si resulta que el famoso libro azul del presidente del que tanto se hablaba entonces era éste mismo.

¿Por último, por qué escribo en forma de interrogaciones sin afirmar ni decir nada? No tengo ni idea de la razón, me ha dado por ahí, puede ser una cuestión de prudencia o de simple temor. Parece ser que el Partido Popular pretende llevar a los tribunales hasta al toro que mató a Manolete así que a diferencia de lo que hacía él, yo prefiero no decir ni mu que tras la cuesta de enero no me quedan fondos para pagar las tasas de ningún juzgado.

Justo 20 años median entre Filesa y Bárcenas, una cifra redonda como tantos y tantos ceros entre ambos casos, pero quiero dejar claro por si hay algún fiscal en la sala que este artículo sólo refleja una duda, no la emprenda usted contra mí: ¿No son éstas demasiadas casualidades? Deseo que lo sean, en caso contrario nosotros seríamos meros títeres de un sistema democrático corrupto y orquestado desde su nacimiento para mantenernos en la inopia.

 

viernes, 1 de febrero de 2013

Espe y el Risk

Bien podría ser Aguirre a lomos del caballo de Espartero
"Risk (en inglés riesgo) es un juego de mesa de carácter estratégico (...). Este juego basado en turnos pertenece a la categoría de juegos de guerra, siendo su principal característica su simplicidad"  Ésta es la definición que da Wikipedia de un conocido juego al que fui muy aficionado durante mi adolescencia y no sé por qué de inmediato me evoca a Esperanza Aguirre y sus movimientos desde que Mariano Rajoy perdió las elecciones del 9 de marzo del año 2008.

Debemos remontarnos antes al otoño de 2003 para analizar la primera jugada de la lideresa madrileña, fue curiosa, movió ficha y perdió pero ya entonces unos más que probables sobres cerrados le procuraron su primer territorio en el tablero. Aquella campaña, por cierto fue financiada por una fundación fantasma presidida por ella misma llamada Fundescam, recibía sus fondos de unos tipos liderados por un tal Correa, Gürtel para los amigos, pero esto es otra historia ¿O es la misma? En fin, de aquellos diputados regionales socialistas también fantasmas nunca más se supo, Tamayo y Sáez pasaron al limbo de las incógnitas del que me temo nunca saldrán. La Comunidad de Madrid cayó a los pies de la Condesa de Murillo durante una década, sitio estratégicamente perfecto para organizar el resto de la partida.

Esperanza, sin embargo, aun teniendo peso en la política nacional carecía de él dentro del partido "sobrero" hecho que corrigió con habilidad en el año 2004. Su plan de caza y captura del poder requería hacerse con la presidencia del PP madrileño y para ello no dudó en enfrentarse a cara de perro con su amigo, colega, compañero, bueno con Gallardón, su antecesor en el cargo, flamante alcalde faraónico de la capital y mecenas del grisáceo Manuel Cobo. Como no podía ser menos la Condesa ganó otro territorio, el PP de Madrid  fue suyo para siempre y sus contrincantes fueron diezmados.

Después vinieron los años dorados en los que logró convertirse en adalid de un insólito liberalismo de ordeno y mando, lo consiguió en parte gracias a su oposición constante al gobierno de España. Ella ya no ejercía de Presidenta de la Comunidad, ella personificó en su ser la oposición, incluso ejercitó con maestría la oposición de la oposición, tan pronto acosaba al Presidente Zapatero como replicaba impunemente a su "jefe", al "líder" de la oposición, Rajoy. De esta manera, con paciencia, logró su tercer territorio, el social, poco a poco fue ganando adeptos y aumentó exponencialmente sus ejércitos mediáticos fascisto-liberales. Ella ya era entonces bastante más popular que su partido.

Pero en su mejor momento llegaron los deslices, ya divisaba la Condesa un tablero despejado cuando cometió un trapiés primero y otro inmediatamente después. Primero no supo aprovechar la segunda derrota electoral de un muy debilitado Rajoy, quizá sus huestes, sus perros de presa hertzianos, fueron demasiado agresivos con los dados. El caso es que la Condesa perdió la ocasión de hacerse con el territorio del PP Nacional. Pocos meses después, entre espías cutres, correas tirantes y mierdas diversas, luchó para colocar a su esbirro González al frente de Caja Madrid. Tampoco logró conquistar ese territorio, se tuvo que conformar con quitarle "el puesto al hijoputa" dándoselo al acérrimo enemigo comunista.

Sin embargo, como todos los grandes estrategas, ella supo reorganizar la partida y sacar provecho de sus errores. Al no conseguir ser la lideresa nacional, pudo evitar tener que dirigir un país sumido en una catástrofe económica sin parangón. Al no conseguir colocar a su pupilo en Caja Madrid, pudo dejarle en herencia la Comunidad de Madrid y evitarle así el bochorno de hundir uno de los mayores bancos de España arrastrando con él a miles de familias arruinadas. Gracias a este golpe de fortuna pudo retirarse a la retaguardia hace un par de meses para limpiar cualquier rastro de corruptela pasada, preparar su ataque final y llegar fresca e impoluta al HOY, al día B de Bárcenas.

Ella se fue a Kamchatka, un territorio pequeño alejado del mundanal ruido, el lugar idóneo para cortar el paso al resto de jugadores y observar la partida con la lejanía del que parece fuera de juego pero está más metido en él que nunca. Desde ahí, la Condesa de Murillo extiende sus hilos y sorprendentemente, cada día, surgen extraños casos de corrupción que más sorprendentemente afectan a todos sus amigoscolegascompañeros, bueno a los del PP nacional, a todos menos a ella. Así agazapada, sigue reforzando sus ejércitos para quizá, quién sabe, dar el asalto final a ese ansiado territorio llamado Moncloa donde siempre quiso vivir la Sra. Condesa.

El último Presidente del Gobierno de España sin zetas en sus apellidos aguantó poco más de 21 meses, empiezo a pensar que el actual, también sin zetas, recortará su marca, puede que Doña Esperanza esté ya tramitando sus nuevos apellidos "Aguirrez Gil de Biezma" para ser más duradera. Ya no queda nada de aquella Ministra de Cultura cándida de finales de los 90' que hacía las delicias de algún que otro reportero malintencionado. ¿No serían ya aquellas entrevistas a pie de Congreso su primera jugada en el tablero político? No lo sé, sólo sé que aquella Espe ya no está, hoy sólo queda una estratega despiadada que conquistará su mapa del mundo "Caiga quien Caiga", éste es su tablero, éste siempre fue su "Risk" y ella una superviviente.

No puedo demostrar nada de lo expuesto, pero en esta época ya no importa contrastar la información, sólo importa la opinión y en la mía, quien no vea esto, no es que no sepa de Risk, es que no se ha enterado de nada en la última década. Yo observo cada paso de este animal político que nunca se dedicó a nada más que eso pero vende a sus cachorros  todo lo contrario y cuanto más avanza, más me preocupo y miro las maletas de mi trastero pensando en si merecería la pena ir desempolvándolas. Ya veremos, como siempre, todo futuro es susceptible de cambiarse con la voluntad de quien observa el presente.

El lenguaje no verbal dice más que mil palabras, fijaos en ella. Recordemos de paso CNN+, primeros de tantos en caer